El comienzo del ratón

Un saludo a los recién llegados. Comenzamos.

En lugar de preguntarnos, o simplemente ir diciendo a los cuatro vientos, el eterno ¿quiénes somos? ¿de dónde venimos? ¿a dónde vamos?, como las preguntas primigenias y por tanto las más relevantes que jamás se hizo el ser humano, aquí pretendemos saltárnoslas.

No más quiénes somos, que ya nos conocemos. Venimos de donde todo el mundo y a dónde vayamos dependerá mucho de la suerte y de lo que hagamos o no, pero es una pregunta poco o nada importante. El universo  seguirá igual, vayamos nosotros o no adonde sea. Para un observador en cualquier punto del cosmos, que nosotros prevalezcamos un billón de años o desaparezcamos sin dejar rastro, no cambiará el lánguido y aparentemente imperturbable paisaje del firmamento infinito.

Nos interesa más lo inmediato, seamos honestos. Por lo tanto, preguntémonos otras cosas. Algo así como un “¿qué demonios estoy haciendo aquí?” y “¿quiénes son esos?”. Porque parece más práctico cuestionarse si debo estar o no, y si tengo alguna otra posibilidad, que buscar un sentido a algo que, muy probablemente, no lo tenga. Y aunque así fuera y tuviera todo el sentido es muy raro que descubramos tal enigma. Incluso puede que no nos gustara y que a los que esperan que su vida sea “por algo” les disguste más ver su verdadero origen y su destino, el dichoso “sentido de su vida”, que la idea de estar aquí para nada y por nada. Así que dejémoslo ¿eh?

Este pretende ser un espacio bastante abierto a tendencias, medios, opiniones y reflexiones. No pretendo hablar solo yo, sino que espero colaboración. No quiero solo literatura, aunque es lo que predominará ya que es  la idea principal de esto. Es un espacio para cualquier manifestación cultural que induzca a pensar. No me refiero con esto al fútbol. No porque lo considere o no cultura, sino porque no me refiero a él. Quiero pensar, me lo paso muy bien simplemente pensando, y me gustaría que la gente se aficionara más a ello y piense en sus casas, en el metro o donde sea. Creo firmemente que el mundo resultante sería mejor.

Tampoco me interesa la rabiosa actualidad y no creo que este sitio vaya a interesar a los que beben de los chismes humanos a diario. Dependemos demasiado de algo que en sí carece de interés, lo cual es, a la vez, excitante a corto plazo, tedioso y peligroso. Hay que buscar las causas profundas de los fenómenos, de la naturaleza que sean, humanos, políticos, sociales…como las busca un geólogo o un químico o un biólogo o un físico, en la medida de nuestras posibilidades. Vivimos en una sociedad que elimina el pensamiento de la educación, y eso es un disparate tan enorme que indica que pasa algo terrible y que debemos pensar qué sucede. Y debemos también quizá, alguna vez aunque sea, levantarnos de la poltrona y hacer algo al respecto.

El Ratón en el Laberinto arranca con un artículo que se llama precisamente así. Y el tema, a pesar de lo dicho anteriormente, guarda cierta relación con esos, sobre todo, ¿de dónde venimos? y ¿a dónde vamos?. Pero despojándolo de ese sentido místico, existencial con que normalmente se formulan. Hay algo en El Show de Truman, el film de Peter Weir y Andrew Niccol (entre otros) que produce un intenso escalofrío. Un ratón prisionero, observado…

Pasen y vean el Show del Ratón Humano…

El Ratón en el Laberinto-Artículo pdf

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

En cumplimiento de lo establecido en la L.O. 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, el Ratón en el Laberinto le informa que, en caso de que desee facilitarlos, sus datos se incorporarán a un fichero automatizado con la finalidad de moderar y administrar los contenidos de este blog. No se enviará publicidad ni información sobre nuestra actividad a ninguna dirección que nos facilite, salvo que así nos lo solicite expresamente. Los datos recogidos son almacenados bajo la confidencialidad y las medidas de seguridad legalmente establecidas y no serán cedidos ni compartidos con empresas ni entidades ajenas a El Ratón en el Laberinto. Para más información, vean nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD.