Pazuzu dio mucho juego

 

Pazuzu dio, y todavía da, mucho juego. Pongamos, en el lugar de juego, la palabra dinero (y/o miedo), y obtendremos una explicación más rápida del fenómeno que se origina en las culturas del Súmer, milenios antes del nacimiento de Cristo, y sigue vivo en la nueva serie de «El Exorcista» de la red Fox Broadcasting Company. Fue desenterrado de nuevo en el siglo XX por el autor William Peter Blatty en 1971. Su novela, y el guión con el cual la adaptó para la película que dos años después dirigiera William Friedkin, crearon toda una serie de secuelas y precuelas, en cine y televisión, aún hoy rindiendo beneficios y desencadenando pesadillas.

Pazuzu es un demonio de la mitología sumeria, rey de los demonios del viento e hijo de Anu (dios del cielo en acadio, An en sumerio) o Hanbi. En la figura que exhibe el  Museo del Louvre y que data del primer milenio a.c., Pazuzu muestra un semblante algo distinto al de la ilustración que corona nuestra entrada de hoy. Realmente se representaba al diablo antiguo con partes de animales más comunes, la cabeza de chacal o león, la cola de escorpión (como la legendaria Mantícora),  las alas de águila, y un largo pene ofidiomorfo. También solía mostrar las manos en contraposición arriba-abajo y con las palmas invertidas, señal de la eterna controversia del orden y el caos, la vida y la muerte, la creación y la destrucción.

La ilustración de Pazuzu de esta entrada está íntegramente realizada con el software Blender, tanto el modelado como el mapeado y el rendering, usando para este último el motor Cycles. El autor, en  ausencia de gente que aún se anime a compartir sus cosas en este modesto sitio, es un servidor de ustedes.

2 respuesta a “Pazuzu dio mucho juego”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

En cumplimiento de lo establecido en la L.O. 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, el Ratón en el Laberinto le informa que, en caso de que desee facilitarlos, sus datos se incorporarán a un fichero automatizado con la finalidad de moderar y administrar los contenidos de este blog. No se enviará publicidad ni información sobre nuestra actividad a ninguna dirección que nos facilite, salvo que así nos lo solicite expresamente. Los datos recogidos son almacenados bajo la confidencialidad y las medidas de seguridad legalmente establecidas y no serán cedidos ni compartidos con empresas ni entidades ajenas a El Ratón en el Laberinto. Para más información, vean nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD.